Si has estado siguiéndome por un rato en Instagram, sabes ya la conexión que tiene el intestino y la microbiota con todos los sistemas del cuerpo. Si bien venimos de una era en donde la medicina convencional dividió al cuerpo en compartimentos, hoy en día la medicina funcional ha dejado bastante claro que TODO esta conectado.

Para poder mantenerte sano fisica, emocional y mentalmente necesitas comprender que la comida es información. Las decisiones que tomas con tu tenedor hacen un impacto en cada célula y reacción bioquímica de tu cuerpo.

En este post aprenderas los tips básicos para mantener una microbiota saludable y que trabaje a TU favor, manteniendo un sistema inmune fuerte, neurotransmisores funcionales y hormonas equilibradas (entre muchas cosas más). Aunque estos son tips muy importantes, si se tiene una condición de salud un poco más complicada, o quieres llevar tu salud a su máximo potencial, recomiendo hacerse estudios funcionales específicos que nos den información sobre lo que esta pasando en TU cuerpo. Esto nos permite personalizar tu protocolo y con eso, podré darte herramientas para mantenerte sano toda tu vida. Pero eso depende totalmente de ti, de qué tan disciplinad@ seas, constante y qué tanto estas dispuesto a cambiar para mejorar.

Y bueno para no hacerlo mas largo, aquí les dejo las 9 cosas que debes de empezar a hacer para mantener una microbiota sana:

1) Elimina los alimentos que causan alteración al sistema inmune.

Los alimentos que causan inflamación y una reacción del sistema inmune pueden incrementar los niveles de bacterias patógenas y citoquinas inflamatorias, que te mantienen en un estado de inflamación; y mientras estés en este estado, el cuerpo no puede usar la energía para sanar. Los alimentos inflamatorios más comunes son:

  • Azúcar
  • Gluten
  • Lácteos
  • Alcohol
  • Alimentos procesados

Una dieta basada en alimentos REALES y predominante en plantas le va a dar a tu microbiota el alimento (PREbiótico) necesario para sobrevivir.

2) Consume PRObióticos/alimentos fermentados

Los alimentos fermentados como el Kimchi, Kombucha, Chucrut (col fermentada), miso y tempeh contienen bacterias benéficas para nuestra salud y mantienen íntegra la barrera intestinal. Consumir productos fermentados nos da variedad y diversidad de bacterias beneficiosas para nuestro intestino. Y entre más variedad, más sub-productos, mecanismos y beneficios tenemos en el cuerpo (Los que padecen SIBO o Cándida tienen que seguir un tratamiento con su profesional de salud, y probablemente este paso tenga que esperar un tiempo).

3) Consume PREbióticos

Los PREbióticos son compuestos que alimentan a nuestras bacterias buenas. Los carbohidratos no digeribles y la fibra promueven el crecimiento de estas bacterias que nos hacen tanto bien. Las bacterias fermentan los prebióticos y producen compuestos anti-inflamatorios como el butirato, que mantienen la integridad intestinal, mejoran la memoria y nos protegen en contra de la inflamación (entre muchas otras cosas).

Los PREbióticos se encuentran en alimentos como la alcachofa, la jicama, la zanahoria, cebolla, ajo, espárrago, puerro, plátano verde, manzana, cacao, semillas. Básicamente la mayoría de frutas y verduras (Los que padecen SIBO o Cándida tienen que seguir un tratamiento con su profesional de salud, y probablemente este paso tenga que esperar un tiempo).

4) Relájate

Cualquier cambio en la microbiota afecta directamente la función cerebral, resultando en ansiedad y depresión. Es muy importante que invirtamos tiempo en actividades que calman nuestra mente y nuestro cuerpo. Practicar la meditación y la respiración diafragmática es una de las maneras en las que se puede reducir el estrés y cambiar nuestro sistema nervioso simpatico (lucha- huida) al parasimpatico (digerir y descansar). Estar constantemente en un estado de «Lucha o huida» hace cambios muy importantes en la microbiota, generando compuestos inflamatorios que permiten que las bacterias patógenas sobrevivan y las beneficiosas no.

Muchas veces no podemos controlar los estresores externos que circulan en nuestra vida, pero podemos aprender a controlar la manera en que respondemos ante ellos.

5) Duerme lo suficiente

Nuestro ciclo circadiano es una base fundamental para la salud; dormir bien es igual de importante que comer bien y ejercitarnos. Un ciclo de sueño saludable mejora la función cerebral y cognitiva, la función del sistema inmune, mejora la microbióta y permite que el cerebro se desintoxique. Se ha visto en estudios que los individuos que no duermen los suficiente y no entran a un sueño reparador tienen más riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes, Síndrome de Intestino Irritable, Reflujo, Intestino Permeable y otras cosas.

6) Consume alimentos Anti-inflamatorios

El consumo de alimentos que tienen compuestos anti-inflamatorios nos permite darle soporte al cuerpo para enfrentarse a los estertores y toxinas de hoy en dia.

Alimentos como la Cúrcuma, el Jengibre, Aloe Vera, y la canela tienen polifenoles (moléculas que tienen propiedades anti-inflamatorias, anti-envejecimiento y antioxidantes) que disminuyen el riesgo de padecer enfermedades como diabetes, cardiovasculares y neurológicas; ayudan a incrementar la diversidad de la microbiota y mantienen a las células vivas durante más tiempo.

7) Pasa más tiempo en contacto con la naturaleza.

Una forma de regresar a nuestro centro, encontrarnos con nosotros mismos y directamente relajar nuestra mente es estar en contacto con la naturaleza. En el mundo que vivimos hoy en día, hemos perdido es preciada conexión y nos hemos envuelto en una red electrónica que nos hace estar menos presentes.

Abraza un árbol, háblale a una flor, pon tus pies descalzos en el pasto y siente esa energía fluir en tu cuerpo. Estudios demuestran que los electrones cambian energéticamente cuando caminamos descalzos en tierra, pasto o arena. A demás, una de las formas de tener diversidad en la microbiota es ese contacto con la naturaleza misma.

8) Ejercítate

El ejercicio realza nuestro sistema inmune, mejora nuestra función mental y nuestra salud en general. El ejercicio incrementa la diversidad de microorganismos que viven en nuestro intestino, ayudando a la reparación del intestino permeable. y reduciendo la inflamación.

Acuérdate de hacer diferentes tipos de ejercicios y de disfrutarlo.

9) Aceites esenciales

Los aceites esenciales son hasta 100 veces más potentes que las hierbas y tienen propiedades curativas que sobrepasan muchos medicamentos. Algunos de los aceites esenciales que puedes usar para mejorar tus síntomas son:

  • Jengibre: Para las nauseas y gastritis.
  • Menta: digestion
  • Clavo: para mejorar el transito intestinal.
  • Orégano: para matar bacterias patógenas
  • Lavanda: para relajar al sistema nervioso

Siempre recomiendo que le preguntes a tu profesional de la salud si puedes usarlo y en que dosis y forma de aplicación.

Estos son los pasos que yo uso con la mayoría de mis clientes, siempre evaluando la necesidad individual de la persona. La suplementación es muy especifica y diferente para cada quien, por lo que no puedo dar recomendaciones generales en este post.

Espero que este articulo sea de tu ayuda y empieces a cambiar tus hábitos para mejorar tu salud en general, si necesitas ayuda de algún tipo contáctame y agendamos una llamada GRATIS de 30 minutos para platicar un poco y ver si somos compatibles para trabajar juntos!

Si este articulo es de tu ayuda, compártelo y has que más gente tenga esta información tan valiosa.

¡A tu Salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Entérate acerca de todos nuestros paquetes, planes y descuentos.


    Bienvenid@

    Estoy muy emocionada de poder trabajar contigo para poder darle un giro a tu salud y bienestar.